Día 3 – Lillehammer, Lom, Stavkirke, lago Djup y fiordo de Geiranger

Día 3 – Lillehammer, Lom, Stavkirke, lago Djup y fiordo de Geiranger

Hoy hemos madrugado mucho, a las 6:45 ya estábamos desayunando para a las 7:15 iniciar nuestro viaje en autobús.

Hemos bordeado el lago más grande del país, el Lago Mosa por la carretera que nos ha conducido hasta la pequeña ciudad de Lillehammer, cuya traducción literal viene a ser “pequeña colina de piedra”. Esta ciudad es famosa entre otras cosas porque albergó los jugos Olímpicos de invierno de 1994, aunque su fama viene de más atrás, hablamos de 1973 cuando varios agentes del Mossad (agentes secretos israelíes) la emprendieron a tiros con un camarero llamado Ahmed Bouchiki, en presencia de su mujer, embarazada, por confundirle con uno de los terroristas que participaron en el sabotaje de las olimpiadas de Munich. Sorprendentemente este camarero era hermano de Chico Bouchiki, integrante de los Gipsy King. En Lillehammer se celebra todos los años una carrera de esquí de fondo en la que se conmemora de algún modo el pasaje de la historia en la que 2 soldados bajaron desde las montañas recorriendo una distancia de 50 Km. para poner a salvo al príncipe Harold que a la postre se convertiría en Rey de Noruega.
 
Tras esta breve parada, hemos retomado la carretera por el valle de Oppland hasta llegar al pueblo de Lom, en cuyo entorno se encuentran las montañas mejor preservadas de Noruega. Aquí en Lom hemos entrado en un supermercado “Kiwi mini price” para comprar algo que poder comer. Lo de “mini price” supongo que será para que quede bonito en el cartel de la fachada. Hemos comprado una bolsa de pan de molde, un queso de untar, un poco de jamón de york, un zumo de litro y un manojo de plátanos.
Tras adquirir los víveres nos hemos puesto el chubasquero, puesto que comenzó la lluvia que nos ha acompañado hasta el final del día y nos hemos dirigido a visitar la Stavkirke, de época vikinga, consagrada a San Juan y a la Virgen María. A la Iglesia la rodea un cementerio de estilo noruego y allí en un banco al que apenas le afectaba el agua que caía por encontrarse a cubierto bajo un árbol, hemos picado algo de lo que anteriormente habíamos comprado.

Una vez visitada la iglesia y tras haber bajado al espectacular y turquesa río, que bajaba con asombrosa fuerza debido al deshielo que se está produciendo de forma tardía, todavía en Agosto.
Hemos procedido a montarnos de nuevo en el autobús, para iniciar la penúltima parte del trayecto de hoy, abandonamos ya un paisaje “Asturiano a lo bestia” para adentrarnos en la más inhóspita tundra noruega hasta llegar al Lago Djup, lago donde comienza todo lo que hemos visto anteriormente. La tundra es donde acaba la vegetación y se ven los efectos del hielo sobre el terreno, convirtiéndolo en un lugar inhóspito, a pesar de ellos se ven casas y granjas a uno y otro lado de la carretera, no queremos ni pensar como deben ser los 6 meses de invierno en esos parajes, 6 meses en los que solo se ve algo de luz solar durante 3 horas a día, siempre y cuando el cielo esté despejado..
 
Una vez hemos llegado al lago Djup, a 1000 metros de altura sobre el nivel del mar, toca bajar esos metros de altura en tan solo 20 Km. de longitud, por una de las 3 carreteras más peligrosas del mundo, según dicen, las otras 2 también están en noruega. Como os decimos, carretera de 20 Km. con más de 10 curvas de 180 grados, donde ver 2 autobuses cruzarse es un auténtico terror. Gracias a que nuestro amigo José, el conductor de nuestra nave, es un auténtico crack ha realizado un descenso hasta Geiranger de forma bestial.
Una vez en Geiranger nos hemos montado en un ferry, para realizar un viaje de una hora de duración por el fiordo de Geiranger, hasta la ciudad de Hellesylt.
Durante el trayecto, aunque como hemos dicho anteriormente el tiempo no acompañaba, hemos permanecido en la cubierta del barco, para ver el impresionante paisaje que se mostraba ante nuestros ojos, así hemos podido ver altas paredes de roca que emergían del agua a diestra y siniestra, incontables cascadas, a destacar la cascada de las Siete Hermanas y la del Pretendiente que se encuentra justo enfrente de la anterior (os podéis imaginar la leyenda).
 
 
Finalmente hemos desembarcado en Hellesylt para dirigirnos a Loen Fjord, al hotel donde estamos alojados (aunque tengo que decir que el wi-fi es del hotel Alexandra que está justo enfrente). Estamos alojados en un paraje impresionante, rodeados de montañas y a orillas del Fiordo del Norte, que a su paso por Loen toma el nombre de Loen Fjord.
 
Ya hemos cenado, bastante más que anoche por cierto, y ahora a descansar, que mañana aunque madrugaremos menos y nos espera un día algo menos intenso que el de hoy, hay que tener fuerzas, ya que tenemos que ascender a pie algunos metros para llegar al Glaciar de Briksdal, pero esto ya os lo contaremos mañana.
Por cierto, info para los que más se preocupan por nosotros, estamos bien, el bus marea un poco a veces, pero porque quieres ir mirando a todos los lados.. Hemos acertado con la ropa, es decir que no estamos pasando frío, desayunamos, comemos y cenamos salmón… digo bien… bueno, Elena está engordando mucho.. y eso que come algo menos que yo… no se por qué será, será…
Hasta mañana!!!!
 

Comments are closed.