Día 2 – Oslo

Día 2 – Oslo

Hemos amanecido relativamente pronto, aquí en Oslo, el sol sale a eso de las 3 de la mañana, pero a nosotros no nos ha molestado hasta las 7:45. Aunque parezca mentira, en este país no se estila lo de las persianas.

Tras un buen desayuno en el hotel a base de fruta, salmón, queso, algún huevo, café,  leche y cereales, hemos iniciado nuestra visita a Oslo.
Hemos comenzado con una panorámica de la ciudad que nos ha servido como base para decidir que queríamos ver luego con más detenimiento en nuestro tiempo libre. Así hemos pasado por el Edificio de la Ópera, que han tardado en construir cosa de 10 años debido a que se encontraron diversos yacimientos. Este edificio emerge del agua, tratando de imitar un iceberg. Después hemos pasado por la fortaleza Akershus, el Ayuntamiento, el Parlamento, la Catedral, el Teatro Nacional, la Plaza Christiania, el Instituto del Nóbel de la Paz etc.
Nos hemos detenido bastante más con el guía en el impresionante parque Frogner donde se haya el museo Vigeland, el escultor Gustav Vigeland que da nombre al museo, ha plasmado con casi 200 estatuas las distintas edades del hombre desde su nacimiento hasta la muerte, basando también su obra en las relaciones personales y las relaciones de unas edades con otras. Así llegó a crear un monolito de granito, formado por cuerpos desnudos y enroscados, de distintas edades donde en la base se encuentran los de edad más avanzada y en el final los recién nacidos. Este monolito, es llamado también el árbol de la vida.
Tras esta visita  os hemos dirigido a dos impresionantes museos, el folclórico y el de embarcaciones vikingas. En el primero, que es al aire libre hemos podido disfrutar de reconstrucciones de viviendas típicas noruegas, hemos podido acceder al interior y descubrir así como vivían. Además, hasta este museo han trasladado íntegramente una de las 30 Stavkirkes o iglesias de madera que quedan en noruega y que datan de la Edad Media. El motivo por el que quedan tan pocas es que según fueron construyendo nuevas iglesias más modernas iban deshaciéndose de estas, puesto que no les daban el valor que actualmente tienen. Posiblemente dentro de las 30 estén contando la de Bergen, pero según nos han contado está destruida en un gran porcentaje, ya que un grupo de heavy satánico decidió que era buena idea que apareciera esta iglesia en llamas en la portada de su disco.

Más tarde en el museo de las embarcaciones vikingas hemos podido ver 3 barcos rescatados, en este caso del mar sino de debajo de la tierra, son embarcaciones que se utilizaron con carácter fúnebre y de ahí su hallazgo.

Tras finalizar la visita a los museos, nos han dejado en Aker Brygge o zona portuaria, muy cerca del centro. Desde allí hemos ido a ver en detalle la fortaleza Akershus, bastión de la defensa Noruega desde hace más de 7 siglos que durante la ocupación nazi sirvió de cárcel. En su interior se puede encontrar una Iglesia.

Después hemos ido al Ayuntamiento, es muy interesante visitar su hall, que recoge pinturas acerca hitos históricos y escenas cotidianas de la vida noruega en general y de Oslo en particular.
Tras la visita al ayuntamiento hemos entrado a un 7 eleven a comprar algo de comer, no nos ha salido mal, 2 porciones de pizza, 2 bebidas de 50 cl y 2 manzanas por 99 coronas, poco más de 12 euros.
Una vez con el estómago lleno, hemos seguido nuestra visita hacia el teatro nacional, de ahí al Palacio Real, que data de 1814 y abre sus puertas en verano aprovechando la ausencia veraniega de la familia real noruega, luego hemos bajado por la calle más importante de Oslo, se trata de la Kart Johans Gate, es la arteria comercial de la ciudad y une el palacio real con la estación central. Tiene aproximadamente 1 Km. de longitud. En ella nos hemos detenido ante el Parlamento Noruego. Justo al otro lado de la calle, se encuentra la tienda de chocolates Freira, es la marca más vendida en Noruega, data de 1899 aunque en la actualidad fue adquirida por la norteamericana Kraft. Hemos picado, 2 tabletas de chocolate, uno con leche y el otro 70% cacao, este último es el que hemos probado, delicioso!!!

Hemos continuado bajando por esta calle hasta encontrarnos con la Catedral de Oslo, muy sobria, poco ornamentada, características sin duda de la religión oficial del País que tiene su origen en la Iglesia Luterana.
A eso de las 19:00 horas hemos cogido el metro en la estación de Stortinget y tras unos pocos minutos hemos llegado a la estación de  Helsfyr donde se encuentra nuestro hotel, el Rica Helsfyr. Nos hemos duchado y hemos cenado bien prontito porque mañana el toque de diana es a las 6:00, tenemos que desplazarnos y tenemos que estar en el bus a eso de las 7:15 de la mañana.
Os seguiremos contando.
 

1 Comment

  1. Aitor Monforte |

    Hola chicos, que envidia!!! (sana eso sí!)
    Muy buenas las fotos. La jarra y el plato son de mi tamaño jajaja.
    Estoy colgando vuestras entradas del blog en la pagina de limolio.com (algún día me tenía que poner con ella, jeje).
    Pasadlo muy bien chicos!!!